La Unión Africana cumple 50

(English version)

Las recientes celebraciones de los 50 años de la unidad de África nos dibuja el marco para reflexionar sobre los éxitos y retos que el continente ha enfrentado y nos da una oportunidad para formular un plan factible con una diáfana visión de conseguir borrar la inequidad, los conflictos a la vez que empujar el crecimiento económico de África para los venideros 50 años. África tiene un fabuloso potencial que aún está por utilizar para conseguir llevar a cabo los sueños de un continente que debe unirse y progresar como un todo.

Las celebraciones llegan en un momento en el que la unidad de ciudadanos de sus estados miembros parece inalcanzable y en el que muchas personas no entienden con claridad que significa el mandato de la Unión Africana para sus respectivos países.  Se produce una grave desconexión entre la Unión y sus ciudadanos –muchos ven la UA como un club de élite de jefes de estado con el objeto de proteger sus propios intereses, en lugar de una institución que genuinamente defiende los intereses de todos los africanos. La Unión Africana pareciera que ha fracasado en forjar el robusto y unido continente que fue imaginado por los “padres fundadores”. Justo lo contrario de lo que los bloques regionales como ECOWAS, COMESA, SADC, EAC e IGAD han conseguido, facilitar el comercio y la integración económica interregional en sus áreas, lo cual está funcionando bien, aunque de alguna manera podría ser un factor que haya contribuido a la fragmentación del continente. Por ello la Unión Africana precisa de forjar fuertes lazos con dichas estructuras regionales para conseguir unificar el continente.

Pero un continente más unido y el efectivo y genuino desarrollo de los pueblos solo puede ser conseguido si los ciudadanos africanos son invitados a sentarse a la mesa de las decisiones y se les permite –sin discriminación ninguna especialmente en lo referido a a diferencia de ideología u opinión. De esa manera la UA necesita crear los espacios para que el pueblo africano pueda libremente expresar sus opiniones y compartir sus idea, visiones y prioridades de progreso, especialmente aquellas que construyan un próspero y autónomo continente. Dibujar el futuro de África pasa por que no sea una tarea encomendada a unos pocos sino que se construya como un proceso inclusivo para los ciudadanos que cada día con su duro trabajo construyen ese futuro.

La mayoría de la población africana la forman mujeres y jóvenes. A dichos grupos se les debe permitir participar en decidir la dirección que tomará África asegurando su representación en todos los ámbitos. Los miembros de la Unión Africana deben mostrar su compromiso también por medio de la ratificación e implementación de los protocolos aprobados por la UA en lo referente a los derechos de jóvenes y mujeres. Adicionalmente deben participar y sus voces ser escuchadas en lo referente al liderazgo de África y al desarrollo de sus pueblos y no ser relegados solo a los temas periféricos. La UA por medio de sus estados miembros debe reconocer la contribución de los ciudadanos al desarrollo y el crecimiento y su papel crucial en cuanto a asegurar que los gobiernos rinden cuentas de sus acciones.

Aún siendo notable los grandes pasos que ha tomado África desde el período post-colonial, la tarea pendiente es todavía gigantesca. Así pues es fundamental analizar los problemas y buscar soluciones factibles y duraderas que mejoren la vida de las personas de este continente. Hambrunas, conflictos y pobreza podrían ser palabras del pasado y no cotidianas para millones de africanos. Podemos colmar los sueños de África, pero solo si trabajamos al unísono. Consecuentemente la Unión Africana debe encontrar maneras innovadoras para volver a despertar la pasión del Pan Africanismo y revivir las brasas de los ideales que fueron centrales en la creación de la Organización de la Unidad Africana allá en 1963. Las gentes hoy desilusionadas con el actual liderazgo de la UA debes ser inspiradas para sonar otra vez en trabajar juntos para una mejor África, tal y como Nyerrer, Nkrumah y tantos otros que empujaron el espíritu del Pan Africanismo dedicando sus vidas al progreso del continente africano y sus pueblos. Juntos, África puede formular e implementar políticas para beneficio de todos. Si así no fuere la unificación y renacimiento de este hermoso continente, África quedará lejos hoy y por muchas generaciones.

Fran Equiza

Esta entrada fue publicada en Africa, African Union, Governance. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>